Una de las técnicas de mayor relevancia en psicología es la entrevista. La entrevista inicial, donde se aporta y se obtiene gran cantidad de información previa a cualquier modalidad de intervención y diagnóstico, es de vital importancia.

La entrevista es una técnica que recoge una petición de ayuda, una demanda del sujeto, que expone y explica su problema, aquello que le preocupa o afecta de forma impactante a su equilibrio y bienestar. No solo estamos recabando datos precisos de un problema, sino que además obtenemos información de cómo la persona percibe y siente esa situación conflictiva en su vida. Por ello, esta técnica es no solo pieza importante para la buena relación terapéutica, sino que además es un importante instrumento de evaluación por toda la información que aporta la persona.

La finalidad del psicólogo en la entrevista es, además de establecer un buen rapport y una buena alianza terapéutica, es la de identificar, comprender y clarificar la demanda del sujeto, para poder establecer las cuestiones o hipótesis relacionadas con la consulta y aportar alternativas de cambios terapéuticos. En un corto espacio de tiempo hay que comprender y dar respuestas a las necesidades que solicita la persona.

Es importante para poder dominar esta técnica conocer y tener en cuenta las habilidades de escucha y saber realizar las preguntas pertinentes e importantes que ayudan a formalizar las posibles hipótesis y las alternativas de trabajo posterior. Hay que tener en cuenta, por tanto, qué es importante y relevante, qué pasos son los correctos, como hemos de actuar y qué conductas y actitudes hemos de evitar para poder ser eficaces ante esa demanda. Trabajar estos aspectos es el objetivo del curso La entrevista en psicología: aciertos y errores.

 

Clara Pallares